París-Marrakech: lujo, poder y redes, un libro de Ali Ammar y Jean-Pierre Tuquoi

Marruecos, turismo sexual, lobbying, prostitución, pederastia, pedofilia,

Se trata de una investigación muy completa y de actualidad realizada por dos periodistas, expertos en el Magreb.

Cómo explicar el silencio sepulcral observado por los responsables franceses sobre el grave escándalo de Pegasus, un software utilizado por el majzén para espiar incluso al presidente Emmanuel Macron?

¿Por qué París consiente las repetidas exacciones de las fuerzas marroquíes contra el pueblo saharaui? ¿Qué interés tiene Francia en admitir las intenciones expansionistas del Reino y hacer la vista gorda ante el belicismo marroquí contra Argelia?

La respuesta se encuentra en Paris-Marrakech: luxe, pouvoir et réseaux (Paris-Marrakesh, lujo, poder y redes), un libro publicado hace unos años por Ali Ammar y Jean-Pierre Tuquoi. Se trata de una investigación muy completa y de actualidad realizada por estos dos periodistas, expertos en el Magreb.

« Marrakech, ¿una ciudad francesa? », se preguntan en la introducción del libro para ambientar una ciudad que el ex primer ministro británico, el glorioso Winston Churchill, pintor en sus ratos libres, había descrito como el « París del Sahara ».

Los dos periodistas nos muestran, a través del ojo de la cerradura, el lado oscuro de las relaciones franco-marroquíes, que se desarrollan detrás de los muros de la ciudad ocre. Describen a la élite política francesa y a los hombres de negocios que convergen en Marrakech para hacer buena compañía, donde se tejen negocios, conflictos de intereses e historias de moral relajada.

De Nicolas Sarkozy a Dominique Strauss-Kahn, de Bernard-Henri Lévy a Jean-René Fourtou, presidente del consejo de administración de Vivendi, políticos de derecha e izquierda, intelectuales de todo tipo, jefes del CAC 40, sin olvidar a las estrellas del espectáculo, los embajadores y las estrellas de la televisión que cotizan en París, todos se sienten como en casa en Marrakech.

El flujo de información jugosa que alimentaba nuestra imaginación no era del todo falso. De hecho, a menudo está muy lejos de la realidad. El libro informa de que, efectivamente, estamos en el reino de la prostitución. « Se dice que son 20.000, sus edades oscilan entre 16 y 30 años, y ofrecen sus servicios por la suma de 15.000 euros al mes para los más solicitados. Se negocia un pase furtivo por unos 10 euros en las arboledas adyacentes a las murallas de la Koutoubia, la venerable mezquita del siglo XIII, símbolo de la ciudad.

Los dos periodistas señalan que los mismos precios se aplican en los jardines del centro de la ciudad y en la famosa plaza Djemaâ El-Fna, un lugar de arrastre que los habitantes de Marrakech han rebautizado como « zoco de los maricones ».

París-Marrakech, nos sumerge en el mágico escenario de Es-Saâdi, un palacio de cinco estrellas entre ellas la multimillonaria Liliane Bettencourt es desde hace tiempo una fanática, especialmente de su restaurante, conocido desde hace medio siglo como la mejor mesa de Marruecos.

Este hotel, rebosante de lujo, no es el mejor de Marrakech. La cúspide es el Royal Mansour, un palacio calificado en 2011 como uno de los « hoteles más extraordinarios del mundo » por Conde Nast Traveler, la biblia de los turistas ricachones.

Es en estos lujosos lugares donde la élite francesa toma el sol. Una invitación con todos los gastos pagados a un festival de música, a un simposio, a la inauguración de un palacio, a una exposición… nada mejor que hacer amigos franceses que estarán dispuestos a devolver el favor (…)

La lista de amigos de la monarquía puede ser muy extensa, pero nunca está cerrada. La obsesión diaria de los « vigilantes » marroquíes ubicados en Francia es reclutar una y otra vez nuevos rostros.

Es fácil comprender por qué París seguirá siempre del lado de Rabat, sean cuales sean las derivas y los acontecimientos. Ni el atentado del café Argana en 2011, que costó la vida a 17 personas, entre ellas ocho franceses, ni la llegada al poder de los islamistas del PJD en 2012, ni los escándalos de pederastia, ni mucho menos disputas políticas como la citación por parte del juez de instrucción del jefe del contraespionaje marroquí Abdellatif Hammouchi, en 2014, para que explique un caso de tortura, han tenido ningún efecto en el enamoramiento de los franceses por Marrakech. Los placeres sexuales, la carne fresca en un riad de la medina, junto a la piscina de un palacio o en una villa en el corazón del palmeral, embriagan a la Francia de arriba.