Marruecos, un peligro para Espaňa

La supuesta organización llamada « Al Qaida del Maghreb Islámico » (nueva denominación de los « Grupos Islámicos Armados », que provienen, recordémoslo, del partido argelino FIS (Frente Islámico de Salvación) no es fruto de los argelinos sino un instrumento de los servicios secretos marroquíes. Varios factores lo confirmaron y el fundador del GIA, Abdelhak Layada, en varias ocasiones, dejó claro que su grupo terrorista encontró un apoyo decidido en Marruecos, hecho confesado por el propio Driss Basri, entonces ministro del interior marroqui y hombre todopoderoso en los últimos veinte aňos del reindado del déspota y sanguinario rey Hassan II. De Marruecos llegaban las armas que utilizaba el GIA, en Marruecos se refugiaban los terroristas del GIA que huían de Argelia tras perpetrar las masacres y a Marruecos beneficiaban los objetivos del terrorismo del GIA.

De entre esos objetivos había uno general : debilitar a Argelia para así debilitar al principal apoyo del Frente Polisario, y otro particular : liquidar a ciertos dirigentes del Frente Polisario. A esta úmtima tarea, tan conveniente para Marruecos, se entregó con notable dedicación el GIA.

En una entrevista realizada por el periódico marroqui Al Massae el 25/XII/2008, el mismo Layada confirmaba la implicación directa de Marruecos en la guerra civil argelina. Bajo el título « El Rey Hassan II apoyó al GIA », dijo : que no había idoa Marruecos a visitar a los argelinos afganos allí, porque ellos ya estaban en Argelia. Al contrario, fui a Marruecos tras contactar con responsables de los servicios secretos allí me dijeron que altos responsables del Palacio Real querían encontrarse conmigo.

Layada, que había sido liberado en marzo de 2006 en el marco de la política de reconciliacióň nacional, reveló que se reunió con el entonces ministro del Interior Driss Basri, en Rabat, aňadiendo : « Basri me dijo : bienvenido a tu segunda patria ». Además negó que hubiera sido detenido en Marruecos y aňadió que el había entrado en el Palacio Real como Emir nacional del GIA, excepto que me chantajeó con el asunto del Sahara Occidental ».

No pasa un día sin que leamos en la prensa noticias como la que aparece en el diario El Khabar con fecha de 01/01/2009 en la que indica que los servicios de gendarmería han abortado una transacción que iba a tener lugar entre grupos terroristas y un proveedor marroquí. Este último iba a proporcionar a los terroristas cantidades de explosivos y de minas antipersonal, además de una determinada cantidad de drogas que iba a pasar por la frontera entre Argelia y Marruecos. En cuanto a la procedencia de las armas, las investigaciones preliminares afirmaron que el proveedor marroquí las trae de Francia hacia Argelia, a través de Espaňa y Marruecos.

De entre estos proveedores se encuentra el belgo-marroquí Abdelkader Beliraj quien será acusado más tarde por la policía marroquí para alejar toda sospecha de la implicaición marroquí y utilizarlo para dar fin a la carrera de algunos partidos islamistas cuyo rápido crecimiento alertaba a las autoridades marroquíes.

El abogado de defensa del acusado, Mohamed Ziane, indicó que los servicios de seguridad belgas estaban al corriente de las relaciones de Beliraj con los grupos terroristas argelinos y del avance de todas las operaciones de tráfico de armas y municiones destinadas a Argelia a través de las fronteras marroquíes.

Ante estos hechos, cabe preguntárse : « Si Al-Qaida del Maghreb Islámico tiene proveedores en Marruecos, por qué comete sus atentados en Argelia y no en Marruecos?
Si las actividades del Palacio están guíadas por el estado de ánimo de los dirigentes marroquíes hacia Argelia porque es el único país que hizo frente, desde 1963, a las ambiciones expansionistas del país vecino, las reivindicaciones territoriales de Marruecos con respecto a Espaňa convierten al reino alauita en un peligro potencial ya que puede intentar anexionarse Ceuta y Melilla por la fuerza como lo hizo con el Sáhara Occidental, en contra de la legalidad internacional. De ahí se deduce la legimitidad de preguntarse si los atentados del 11 de marzo de 2004, no son fruto de las perturbadas relaciones de Marruecos con el presidente Jose María Aznar al que el rey marroquí insultó calificandole de « franquista » por el mero hecho de que el ex-lider del PP nunca pensó en doblegarse frente al chantaje marroqui, chantaje basado esencialmente en el tráfico de drogas y tránsito de los inmigrantes clandestinos procedentes de Africa y ya por último, el incidente de la isla de Perejil en 2002 para devolver con creces à Aznar su política de neutralidad con respecto al problema del Sáhara Occidental.

Tras cinco aňos de investigaciones, la responsabilidad de Al-Qaida como autora de la masacre de Madrid sigue llena de sombras. En el sumario de la acusación se recoge que :
– Los explosivos fueron suministrados por confidentes policiales asturianos.
– Que estos explosivos fueron transportados por delincuentes comunes
– Que las armas que aparecen en los vídeos de reivindicación fueron suministradas por un confidente de la Guardia Civil.
– Que los móbiles supuestamente utilizados en las bombas fueron liberados por el policía nacional Kalaji, que las bombas fueron montadas por el mismo, según los informes remitidos al juez Del Olmo por las fuerzas de seguridad y que fuereon colocadas por delincuentes comunes que cobraron 3.000 euros por mochila.

Lo más probable es que Al-Qaida no tiene nada que ver con el 11-M, ya que, a diferencia de las acciones de Al-Qaida, en el 11-M no participaron terroristas suicidas, se empleó a delincuentes comunes del mundo del narcotráfico, el expediente está repleto de confidentes policiales y de los servicios de inteligencia espaňoles, al igual que aparecen numerosos espaňoles no musulmanes vinculados a los atentados. Por lo tanto si Al-Qaida no suministró los explosivos, no transportó la dinamita, no facilitó las armas, no manipuló los teléfonos, no montó las bombas, y no colocó los artefactos, entonces que fue lo que hizo? Quién planeó? Quién ordenó? Y quién ejecutó realmente aquellos atentados?
Algunos sospecharon de una presunta implicación de ETA para abrir la puerta al hombre que más tarde emprenderá las negociaciones con la organización vasca. Pero esta tesis tampoco encuentra mucho apoyo en la opinión, ya que todo el mundo sabe que ETA, como lo hacía el IRA, avisa primero antes de cometer un atentado para dar tiempo a la evacuación de los civiles.

Las opiniones de muchos espaňoles apuntan, cada día con mayor fuerza, el origen de la autoría al gobierno de Marruecos. Dicha autoría intelectual y material por parte de los servicios secretos alauíes son un comentario mentado en muchas ocasiones, pero que, al carecer de pruebas concretas, se encuentran empotrados en los archivos de muchos periodistas espaňoles, archivos que cada día crecen con la aparición constante de indicios que apuntan en esta dirección.

No se sabe quién es el responsable de estos atentados, pero si quién no lo es, lo cual no constituye una sorpresa para nadie que haya seguido las in vestigaciones realizadas por los medios de comunicación independientes en Espaňa. Lo mismo que no constituye sorpresa alguna para quienes simplemente hayan seguido el culebrón de desmantelamientos de redes islamistas cuyos acusados terminaron por ser liberados por falta de pruebas. Sin embargo, donde no cabe duda es en la actitud de Zapatero hacia Marruecos, actitud mucho más benévola, por no decir de sumisión, que la que mantuvo Aznar al que los marroquíes siguen agrediendo, ahora con historias de glamour como la que cuentan sobre el embarazo de la ministra francesa Rachida Dati.

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *