Segundo año de guerra en el Sahara Occidental

Tags : Sahara Occidental, Marruecos, Frente Polisario, Argelia – Segundo año de guerra en el Sahara Occidental

La guerra en el Sáhara Occidental entra el sábado en su segundo año consecutivo, después de que el Reino de Marruecos rompiera el alto el fuego con el Frente Polisario, tras la agresión militar llevada a cabo el 13 de noviembre de 2020 por las fuerzas de ocupación en la zona de amortiguación de El-Guerguerat, en el suroeste de la última colonia de África.

El alto el fuego, que entró en vigor el 6 de septiembre de 1991 para poner fin a un conflicto militar de más de 16 años entre el Frente Polisario, que lucha por la independencia del Sáhara Occidental, y Marruecos, fue finalmente roto el 13 de noviembre del año pasado por Rabat. Las fuerzas marroquíes atacaron a civiles saharauis que habían acudido a exigir el cierre de una brecha ilegal erigida en la zona de amortiguación de El-Guerguerat, en violación de la tregua.

La agresión de El-Guerguerat, que fue, según los responsables saharauis, la culminación de la obstinación de Marruecos y su desafío a la comunidad internacional durante casi treinta años, sumió al territorio saharaui en una guerra que se demostró con el paso de los meses en gran medida en desventaja de Marruecos, y que provocó una protesta internacional. Es también una operación que constituye una flagrante violación del acuerdo militar nº 1 firmado entre el Frente Polisario y el Reino de Marruecos, bajo la supervisión de las Naciones Unidas, en virtud de la Resolución 690 del Consejo de Seguridad de 1991 para la organización de un referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui.

Así, la situación vuelve a ser tensa en el Sáhara Occidental. Y el Frente Polisario anunció, el día del lanzamiento de la agresión marroquí, el fin de su compromiso con el alto el fuego. « La guerra ha comenzado », dijo Mohamed Salem Ould Salek, jefe de la diplomacia de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

« Marruecos ha liquidado el alto el fuego », denunció en reacción a la operación militar lanzada por Marruecos en la zona tampón de El-Guerguerat, en el extremo suroeste de la antigua colonia española, cuyo estatus aún no está definido. Desde el 13 de noviembre de 2020, Marruecos ha sufrido las pérdidas humanas y materiales infligidas por el ejército saharaui, que publica diariamente, desde la reanudación de las hostilidades, comunicados en los que indica los lugares que ha atacado con su fuego, mientras que el ejército de ocupación adopta una política de bloqueo mediático.

Una « fuente marroquí informada » llegó a decir hace unos días a la AFP que seis soldados de las Fuerzas Reales Marroquíes (FAR) habían muerto por fuego saharaui.

Marruecos en une situación embarazosa

La decisión del Frente Polisario de reanudar la lucha armada para liberar los territorios saharauis ocupados ha enturbiado las cartas del Reino de Marruecos, que se encuentra actualmente « en un aprieto », según los expertos en seguridad. Desde el 13 de noviembre, el régimen marroquí también ha sufrido muchos reveses, especialmente tras la « normalización », un mes después, de sus relaciones con Israel a cambio del reconocimiento por parte del expresidente estadounidense Donald Trump de la supuesta « soberanía » del Reino sobre el Sáhara Occidental.

Marruecos creía que esto era un hecho y que los países aumentarían su adhesión a este régimen, pero no es así. El gobierno de Biden ha dicho que apoya un proceso político « creíble » en el Sáhara Occidental, que será dirigido por las Naciones Unidas para lograr la estabilidad en la región.

Además, todas las organizaciones internacionales no reconocen la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, incluidas la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). Este último había reconocido en 2016 y 2018 que Marruecos y el Sahara Occidental son dos territorios « distintos » y « separados ».

Y a finales de septiembre, el Tribunal de la Unión Europea anuló dos acuerdos de pesca y agricultura que vinculaban a Marruecos con la Unión Europea (UE) y que se extendían al Sáhara Occidental ocupado, lo que constituye una nueva bofetada a Rabat y una victoria triunfal del pueblo saharaui. Sin embargo, los esfuerzos por alcanzar una solución justa, duradera y mutuamente aceptable se están estancando, especialmente después de que el Consejo de Seguridad votara una resolución para prorrogar el mandato de la Minurso (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental), que fue fuertemente criticada y considerada parcial por varios miembros del Consejo de Seguridad.

Los saharauis califican así la resolución de « fracaso », ya que no contiene medidas prácticas para garantizar la plena aplicación del mandato para el que se creó la Minurso en virtud de la resolución 690 (1991) del Consejo de Seguridad.

Toda la responsabilidad de este fracaso se atribuye al Consejo de Seguridad que « no movió un dedo para hacer frente al impacto de la violación marroquí del acuerdo de alto el fuego como si no hubiera pasado nada grave », según las recientes palabras del representante del Frente Polisario y coordinador con la Minurso, Sidi Mohamed Omar.

Así, Sidi Mohamed Omar descartó por el momento « un nuevo alto el fuego » mientras el ocupante marroquí siga intentando imponer el statu quo de la colonización por la fuerza en los territorios ocupados de la República Saharaui.

La atención se centra ahora en el nuevo enviado personal del SG de la ONU, el italo-sueco Staffan de Mistura, que tomó posesión de su cargo el 1 de noviembre, aunque, para el Frente Polisario, el nombramiento de un nuevo enviado « no es un fin en sí mismo », ya que su papel es « facilitar un proceso de paz vigoroso y con plazos que conduzca al ejercicio libre y democrático por parte del pueblo saharaui de su derecho inalienable a la autodeterminación y la independencia ».

En este contexto, se multiplican los llamamientos al abandono de las mesas redondas consideradas ineficaces y a la reanudación de un « diálogo directo » entre el Frente Polisario y Marruecos, única forma de lograr una solución justa y duradera a un conflicto que ha durado demasiado tiempo.

APS

————————————————

Reacción de Oxfam ante el primer aniversario del colapso del alto el fuego en el Sáhara Occidental

Un año después del fracaso de una tregua de 29 años entre el Frente Polisario y Marruecos, Oxfam pide a todas las partes que reanuden inmediatamente las conversaciones de paz. La reciente escalada de violencia en el Sáhara Occidental amenaza la estabilidad regional y expone a los refugiados saharauis, que llevan más de 45 años varados en los campamentos del desierto argelino, a graves consecuencias.

Oxfam se congratula del tan esperado nombramiento en octubre del nuevo Enviado Personal de la ONU para el Sáhara Occidental, Staffan de Mistura, y hace un llamamiento a la comunidad internacional para que apoye activamente el proceso de paz liderado por la ONU y para que incluya a la sociedad civil, especialmente a las organizaciones de mujeres y de jóvenes.

Al renovar el mandato de la MINURSO, el Consejo de Seguridad de la ONU reafirma su compromiso con una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable, que garantice la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental de acuerdo con la legalidad internacional, respaldada por múltiples resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de la ONU.

Oxfam en Argelia ha estado trabajando en los campamentos de refugiados saharauis junto con las organizaciones locales asociadas desde el comienzo de la crisis en 1975. Cada día vemos cómo las comunidades sufren y pierden la esperanza en su futuro al fracasar los esfuerzos por una paz inclusiva y sostenible. En la actualidad, los índices de desnutrición aumentan y el 94% de los más de 173.000 refugiados saharauis dependen de la ayuda humanitaria para satisfacer sus necesidades básicas, como el acceso a los alimentos, el agua y una vivienda digna. Después de abandonar a los refugiados saharauis durante demasiado tiempo, es hora de que la comunidad internacional se ponga al lado de los refugiados saharauis y garantice la protección de sus derechos, su dignidad y su futuro.

OXFAM, 12/11/2021

————————————————

Sahara Occidental: Las minas y la berma, un obstáculo para la paz

ALGIERS – La berma construida por Marruecos en los años 80, ampliada y rodeada de miles de minas colocadas tras la reanudación de la lucha armada en el Sáhara Occidental, constituye un obstáculo para los esfuerzos de paz y un verdadero peligro para la vida de los civiles saharauis, pero también para toda la región.

El muro, que se extiende a lo largo de 2.700 km y tiene tres metros de altura, ha provocado el desplazamiento de las familias que viven a ambos lados del muro y ha afectado a la vida de los beduinos nómadas, que han perdido amplias zonas de pastoreo, fuente de alimento vegetal y acuático para su ganado.

En este contexto, el responsable de la Asociación Saharaui de Víctimas de Minas, Aziz Haidar, declaró a APS que los miles de minas que las fuerzas de ocupación marroquíes han plantado a lo largo del nuevo muro construido en la zona de amortiguación de El Guerguerat, en el suroeste del Sáhara Occidental, representan un « peligro real » para la vida humana.

Mientras que estas minas esparcidas por toda la zona han causado miles de muertos y heridos, la ONU ha expresado su temor por su propagación, mientras que el Frente Polisario, a través de la campaña internacional contra el muro de ocupación marroquí en el Sahara Occidental, condenó su « peligrosidad » por ser el mayor campo de minas del mundo, « que contiene 10 millones de minas de diversos tipos y tamaños (antipersonal y antitanque), además de grandes cantidades de restos explosivos de guerra y municiones de racimo ».

En octubre de 2020, la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (Minurso) había reanudado sus acciones de desminado al este de la berma tras un paréntesis debido a la pandemia de Covid-19. Pero tras sólo cinco semanas de operaciones, las actividades se interrumpieron de nuevo debido a las hostilidades.

Las minas y el muro, un peligro para toda la región
En este sentido, un miembro de la Oficina de Coordinación de la Acción contra las Minas Saharaui, Ghaith al-Nah, explicó que el pueblo saharaui no conocía las minas durante el periodo colonial español, hasta la invasión marroquí del Sáhara Occidental, que provocó la primera víctima saharaui en 1975.

« Cuando el ejército de ocupación marroquí se dio cuenta de que la victoria era imposible en 1980, construyó la berma y plantó minas a lo largo de toda ella », añadió, manteniendo que « todo el pueblo saharaui es víctima de estas minas, ya sea en el lado oriental o en el occidental de la berma ».

Según el orador, la ocupación ha colocado unas 20 minas por cada individuo saharaui (fabricadas por 14 países y 125 empresas), subrayando que las minas y el muro no sólo afectan a los saharauis sino a todos los habitantes de la región, ya sea en Mauritania o en Argelia, y contribuyen a « obstaculizar los esfuerzos internacionales ».

« Esto impide la consecución de la integración magrebí y el intercambio africano, por no hablar de la privación del pueblo saharaui de disfrutar de su riqueza, cultivar su tierra y explotar su agua », dijo el Sr. al-Nah.

Según el funcionario, más de 2.500 saharauis han resultado heridos desde 1975 hasta hoy, y añadió que « estas cifras no incluyen el número de muertos por las minas, que sigue siendo desconocido ».

Tras la ruptura del alto el fuego en noviembre de 2020, Marruecos construyó un nuevo muro en la zona de amortiguación de El Guerguerat, que se extiende desde la antigua berma hasta la frontera con Mauritania, en una distancia de unos 5 km.

Plantó miles de minas y colocó alambre de espino para impedir que los saharauis entraran en la zona, que Marruecos utiliza como punto de paso para los camiones que transportan mercancías desde las zonas ocupadas.

En este sentido, dijo que hay que hacer un gran esfuerzo para destruir las nuevas minas colocadas por el ocupante, recordando que el Frente Polisario había destruido anteriormente 20493 minas.

Mientras que la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) ha mostrado responsabilidad y un fuerte compromiso con sus compromisos relacionados con la eliminación de minas y municiones sin explotar, Marruecos insiste en su negativa a firmar el « Tratado de Ottawa » sobre la prohibición del uso, almacenamiento, producción, transferencia y destrucción de minas antipersona, así como la Convención sobre Municiones en Racimo.

El impacto de una escalada en la región
En las ciudades saharauis ocupadas, cerradas a la prensa y a los observadores internacionales, la situación se ha deteriorado rápidamente debido a la represión a gran escala de los civiles saharauis por parte de las fuerzas de ocupación. En El Aaiún, Dajla y Esmara, así como en Bojador, se violan así los derechos más elementales de los saharauis.

Antes de la reanudación de las hostilidades en el Sáhara Occidental, los expertos habían advertido de las graves repercusiones que podría tener cualquier escalada en la paz y la estabilidad de la región. También advirtieron del resurgimiento de una nueva crisis en una región sahelo-sahariana ya inestable.

La expansión y la agresión marroquíes, que pretenden modificar las fronteras reconocidas internacionalmente, « son la causa de la guerra y la inestabilidad en la región del noroeste de África », según el Colectivo de Asociaciones de la Comunidad Saharaui en Francia y el Norte de Europa.

Para el colectivo, la utilización de la brecha ilegal de El Guerguerat, para el saqueo ilegal de los recursos naturales del Sáhara Occidental, y la facilitación de la entrada de grandes cantidades de droga en el mercado africano, exponen a su juventud a los estragos de su consumo, y comprometen al mismo tiempo, no sólo el desarrollo de África sino también la construcción e integración del Magreb.

Esta ruta de tráfico ilegal representa también « un peligro para Europa, por no hablar de los medios de chantaje al terrorismo y a la inmigración que ofrece a Marruecos ».

APS, 12/11/2021

#Sahara_occidental #Marruecos #Frente_Polisario #Argelia #Minas #Muro_de_arena #Muro_vergüenza