Financial Times: Relaciones tensas entre Marruecos y la UE

Unión Europea, UE, Marruecos, Sahara Occidental, #UE, #Sahara_Occidental, #Marruecos,

En el centro de una instalación de la gigantesca estación solar marroquí de Noor, en Ouarzazate, se encuentra una torre de 243 metros. Alberga un receptor que genera electricidad a partir de los rayos del sol, que son reflejados en ella por 178 metros cuadrados de paneles.

« Hasta hace un año y medio, habríamos estado en presencia del edificio más alto de África, hasta la construcción de la Gran Mezquita de Argel [265 m] », señala durante una visita Mustapha Sellam, director de obra de Masen, la empresa financiada con fondos públicos que gestiona el complejo.

Pero la motivación principal del impulso del país hacia las energías renovables, que comenzó en 2009, no era tanto construir estructuras que batieran récords como reducir la dependencia del reino de las importaciones de petróleo y gas. Su vecino rico en petróleo, Argelia, cortó sus relaciones diplomáticas el 24 de agosto, alegando « acciones hostiles ». 

Aunque los rivales norteafricanos tienen muy pocos vínculos económicos, esta desavenencia podría provocar la ruptura de un gasoducto que suministra gas natural a España y Portugal a través de 500 km de tierra marroquí, y que da a Marruecos el 7% del gas como tarifa de tránsito. El contrato expira el 31 de octubre.

Esta última disputa diplomática supone un deterioro de las ya frías relaciones entre ambos países: las tensiones en torno al Sáhara Occidental se reavivaron en diciembre, cuando el ex presidente estadounidense Donald Trump reconoció la reclamación de Marruecos sobre el territorio en disputa. Argelia, por su parte, apoya y acoge al Polisario, el movimiento que reclama la independencia del territorio.

La medida de Washington fue un triunfo para Marruecos y parte de un acuerdo de quid pro quo que exigía la normalización de sus relaciones diplomáticas con Israel. Esto también ha suscitado esperanzas -sobre todo en el lado marroquí- de un posible intercambio económico con Israel, afirma Riccardo Fabiani, director de proyectos del norte de África en International Crisis Group.

Sin embargo, tras la decisión de Estados Unidos, que viola el derecho internacional, Marruecos esperaba que otros siguieran su ejemplo. Esto « llevó a una sensación de envalentonamiento » y a lo que Irene Fernández-Molina, profesora de relaciones internacionales en la Universidad de Exeter, describe como « errores de cálculo » por parte de Marruecos.

Mientras que 23 países, en su mayoría africanos, han abierto consulados en el Sáhara Occidental desde 2019, según el Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí, los países europeos -en particular España y Alemania- no han mostrado disposición a seguir su ejemplo.

Tras la medida de Trump, la ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, reafirmó la posición de España en apoyo de una solución negociada por la ONU que implicara a ambas partes. Después, las relaciones empeoraron aún más cuando España permitió que el líder del Polisario, Brahim Ghali, entrara en el país para recibir tratamiento médico.

Del mismo modo, Alemania adoptó una postura crítica ante la medida de Estados Unidos y convocó una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para debatir el asunto. En marzo, Marruecos cortó el contacto con la embajada alemana en Rabat y retiró a su propio embajador de Berlín en mayo por su « activismo antagónico » en la cuestión del Sáhara Occidental.

Por ahora, todas las asociaciones alemanas están en pausa, incluidos los 300 millones de euros prometidos por Masen para un proyecto de hidrógeno verde. Otra de las estaciones de Masen se encuentra en la región del Sáhara Occidental de El Aaiún.

Los analistas sugieren que todas las partes están tratando de arreglar las relaciones. « En general, los intereses económicos en Marruecos y los intereses europeos en la estabilidad de Marruecos superan todo lo demás », dice Fabiani.

Recientemente, los países europeos recibieron un recordatorio de su dependencia de Marruecos para garantizar la estabilidad y controlar la migración, cuando un récord de 6.000 inmigrantes -incluidos 1.500 menores- pudieron cruzar su frontera hacia el enclave español de Ceuta en un solo día en mayo.

Sin embargo, las relaciones con los países europeos siguen siendo positivas. Los representantes marroquíes y europeos optaron por una respuesta comedida a una decisión del tribunal de la UE en septiembre que se pronunció en contra de la legalidad del comercio y la actividad pesquera en el Sáhara Occidental en virtud de los acuerdos entre la UE y Marruecos. Esa decisión cuestiona la validez de la anterior argucia legal de la UE, en la que afirmaba contar con el « consentimiento » de la población saharaui.

« Seguimos plenamente movilizados para continuar la plena cooperación entre la UE y Marruecos », dijo Josep Borrell, alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, en una declaración conjunta con Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos.

Hay un plazo de dos meses para presentar un recurso contra la sentencia. « Ellos [Marruecos y la UE] están evitando una crisis diplomática de alto nivel como la declarada por Marruecos en 2016 », dice Fernández-Molina. « Pero es una situación precaria y tiene que haber un cambio en el enfoque [de la UE] ya que no pueden utilizar la misma solución creativa que la última vez ».

Be the first to comment

Leave a Reply