Consejo de Seguridad, Sahara y ruptura entre Argel y Rabat

Sahara Occidental, Marruecos, Argelia, Consejo de Seguridad, Staffan de Mistura, #Sahara_Occidental, #Marruecos, #ONU, #Consejo_de_seguridad, #Staffan_de_mistura, #Argelia,

El Sáhara Occidental en el orden del día del Consejo de Seguridad de la ONU con el telón de fondo de las desavenencias entre Argel y Rabat
La situación en la antigua colonia española se ha « deteriorado mucho » desde la ruptura, hace casi un año, del alto el fuego observado desde 1991.

El conflicto del Sáhara Occidental, que enfrenta a Marruecos y al Frente Polisario, fue el centro de la reunión semestral a puerta cerrada del Consejo de Seguridad de la ONU el miércoles 13 de octubre, con el telón de fondo de una ambigua posición norteamericana y la ruptura de las relaciones entre Rabat y Argel, que apoya al movimiento independentista saharaui. La situación en el Sáhara Occidental se ha « deteriorado enormemente » desde la ruptura hace casi un año del alto el fuego observado desde 1991, había señalado recientemente en un informe el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres. « Los enfrentamientos continúan » y « la situación sobre el terreno es peor que antes », dijo un diplomático que pidió el anonimato.

Estados Unidos, que está a cargo del expediente en la ONU, no tiene previsto hacer una declaración ante el Consejo, dijeron diplomáticos a la AFP. En abril, durante la última sesión, Washington había intentado que se aprobara un texto que pedía « evitar una escalada ». Pero el proyecto fue rechazado por China, India y los países africanos, por temor a que se malinterprete.

« Kenia tiene opiniones y sentimientos fuertes sobre el Sáhara Occidental » y « creemos que es una cuestión de independencia », dijo a algunos medios de comunicación antes del inicio de la reunión su embajador ante la ONU, Martin Kimani, uno de los pocos diplomáticos que aceptó hablar sobre este delicado asunto.

Nairobi, al igual que Vietnam y México, otros miembros no permanentes del Consejo de Seguridad, mantiene relaciones diplomáticas con la República Árabe Saharaui Democrática, que no es reconocida por la mayoría de la comunidad internacional.

Un nuevo enviado de la ONU

« Estados Unidos es un actor importante » en esta cuestión y « esperamos que todos trabajen ahora de forma constructiva para conseguirlo », dijo su homóloga irlandesa, Geraldine Byrne Nason, cuando se le preguntó si esperaba una aclaración estadounidense.

Joe Biden aún no ha comentado el reconocimiento unilateral de Donald Trump -hecho poco antes de su partida- de la soberanía de Marruecos sobre todo el Sahara Occidental.

El Departamento de Estado de Estados Unidos se negó recientemente a responder sobre este tema, limitándose a celebrar el nombramiento, tras más de dos años sin titular, de un nuevo enviado de la ONU para este conflicto, el italiano Staffan de Mistura, de 74 años, que asumirá sus funciones el 1 de noviembre.

Este último sucede al ex presidente alemán Horst Köhler, que dimitió en mayo de 2019 tras relanzar las conversaciones entre Marruecos y el Frente Polisario en Suiza, en presencia de Argelia y Mauritania. Sin embargo, en agosto Argel rompió sus relaciones diplomáticas con Rabat, lo que no augura la reanudación de las conversaciones multilaterales sobre el Sáhara.

A principios de octubre, Argel pidió la retirada de las fuerzas marroquíes de una zona tampón en la región para facilitar la reactivación de un acuerdo. El Frente Polisario pide un referéndum de autodeterminación en la ONU, mientras que Marruecos, que controla más de dos tercios de la antigua colonia española, sólo propone un plan de autonomía bajo su soberanía.

Le Monde, 14/10/2021

Soyez le premier à commenter

Laisser un commentaire