L’Algérie et le Maroc vus par deux experts israéliens

Maroc, Algérie, Israël, Sahara Occidental, Kabylie, MAK,

Marruecos, Argelia e Israel en el aniversario de la paz – opinión
Un importante antecedente que influye en los Acuerdos es el estatus histórico de los judíos en Argelia y Marruecos, un indicador de las actitudes contemporáneas de cada uno de estos dos países hacia Israel.

El próximo aniversario de los Acuerdos de Abraham celebrará un creciente interés por los judíos de Oriente Medio y el Norte de África.

En 1870, el Decreto Crémieux concedió la ciudadanía francesa a toda la comunidad judía de Argelia. La intención era la aculturación y la asimilación forzadas. Los judíos quedaron así liberados de su condición de súbditos « dhimmi », pero el cambio provocó el resentimiento y los pogromos de los musulmanes argelinos « indígenas », así como de muchos colonos franceses.

Aunque el sultán Mohammed IV publicó un dahir (decreto) en 1864 por el que se concedía a los judíos de Marruecos la igualdad de derechos, siguieron siendo víctimas de acoso y pogromos recurrentes por parte de los árabes. Con el establecimiento del Protectorado francés en 1912, los judíos marroquíes no obtuvieron la ciudadanía francesa como en Argelia, pero las comunidades urbanas lograron obtener alguna forma de emancipación y mantuvieron una relación favorable con los sucesivos sultanes.

En la Segunda Guerra Mundial, tanto Argelia como Marruecos quedaron bajo el control del régimen francés de Vichy, que colaboraba con la Alemania nazi. La diferencia fue la protección de los judíos marroquíes por parte del sultán Mohamed V, abuelo del actual rey Mohamed VI.

Aunque Israel reconoció a la Argelia independiente en 1962, no fue recíproco, sino que fue rápidamente rechazado, y la mayoría de la comunidad judía huyó a Francia. Argelia envió un destacamento de aviones y tropas contra Israel tanto en la Guerra de los Seis Días como en la del Yom Kippur.

Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos de los judíos marroquíes se fueron a Francia, y aún más a Israel, pero la mayoría se marchó manteniendo la reverencia por el rey de Marruecos que les había salvado de la Shoah.
A día de hoy, hay menos de 100 judíos en Argel, Constantina y Orán, mientras que hay más de 2.000 judíos en Casablanca, Fez y Marrakech.

Por lo tanto, el terreno era fértil para la aceptación por parte de Marruecos de los Acuerdos de Abraham, que trajeron a Rabat un premio importante: el reconocimiento por parte de los Estados Unidos de Trump de la soberanía de Marruecos sobre el territorio supuestamente rico en petróleo y estratégico del Sáhara Occidental, para disgusto de Argel, que respalda al Frente Polisario local en una guerra por delegación.

Argelia afirma ahora que « Israel apoya la colonización marroquí del Sáhara Occidental, como una copia de la « ocupación judía de Palestina » ».

En los medios de comunicación argelinos, como el francófono Le Jeune Indépendant (El joven independiente) y el Servicio de Prensa Argelino (APS), se pueden encontrar ejemplos de noticias falsas sobre el papel de Israel en el conflicto argelino-marroquí.

El primero estuvo en el origen del bulo que afirmaba que los incendios forestales de este verano en toda Argelia habían sido provocados por « drones enemigos », es decir, aviones no tripulados construidos en Estados Unidos « proporcionados por Israel a Marruecos » que « luego fueron entregados al grupo antiargelino cabileño MAK para que incendiara los bosques de Argelia ».

El corresponsal, un anónimo Mohamed K., identifica engañosamente el pequeño cuadricóptero Tikad-17 (capaz de llevar un arma de fuego ligera) como un dron armado con un lanzallamas. En realidad, el dron es demasiado pequeño y no está equipado para esa función.

Esta alegación fue recogida por los medios de comunicación social e incluso por algunos medios de prensa, sin preocuparse de verificar su verosimilitud.

En cuanto al artículo del Servicio de Prensa Argelino (APS) sobre « la entidad sionista y cómo Marruecos está frustrando a Argelia en África », asocia los Acuerdos de Abraham como nada más que medidas de presión por parte de Marruecos para consolidar su control sobre el Sáhara Occidental -con el apoyo de Israel y Estados Unidos- e igualmente, la campaña de « la entidad sionista » para volver a su estatus de observador dentro de la Unión Africana -con el apoyo de Marruecos y algunos estados subsaharianos.

Argelia, que se proclama « defensora de las causas palestina y del Polisario », denuncia la supuesta « connivencia marroquí-israelí en la escalada de las crisis del Sáhara Occidental y de la Cabilia ». La tradicionalmente tensa relación de Argelia con Marruecos parece ahora totalmente rota. La Organización de Cooperación Islámica, la Liga Árabe y Arabia Saudí intentan « resolver » el conflicto.

De hecho, aparentemente frustrada y despreciando el proceso de normalización árabe-israelí, la Argelia suní parece dispuesta a desempeñar un papel de « intermediario alternativo » para Siria, los Houthis y los palestinos, y aparentemente se está acercando al Irán chiíta. Ninguna de las partes interesadas en los Acuerdos de Abraham ve con buenos ojos esta evolución.

El ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, visitó recientemente Marruecos para organizar la apertura de embajadas y fomentar la diplomacia. Un año después de su inicio seminal, ¡que los Acuerdos de Abraham prevalezcan y den sus frutos!

Shimon Samuels, Alex Uberti

Shimon Samuels es director de Relaciones Internacionales del Centro Simon Wiesenthal, y Alex Uberti es consultor independiente de Estudios Estratégicos.

The Jerusalem Post, 01/09/2021