El laberinto de los enviados especiales para resolver la cuestión del Sahara Occidental.

Por Ali El Aallaoui

Después de la caída del muro de Berlín, la descomposición del imperio soviético y la agitación geopolítica resultante pusieron fin al orden de Yalta. La vieja amenaza desaparece, pero al mismo tiempo, surgen nuevos peligros. En resumen, el fin del equilibrio bipolar, como resultado, el nuevo mundo se ha vuelto más « peligroso », más « impredecible » y más « irracional ». En este ambiente nace el plan de paz de la ONU en el Sáhara Occidental, y el cual instituye la misión de la MINURSO de organizar un referéndum libre para el pueblo saharaui.

Sin embargo, el objetivo de la misión de la MINURSO será bloqueado por Marruecos. De hecho, desde la implementación del acuerdo de alto el fuego el 6 de septiembre de 1991 entre Marruecos y el Frente Polisario, desde el principio Marruecos quiere a toda costa inscribir a los colonos marroquíes en las listas electorales del organismo elegible, porque no confía en el pueblo indígena del Sáhara Occidental que principalmente prefiere su independencia.

Para desbloquear esta situación, las Naciones Unidas utilizarán la práctica de enviar enviados para encontrar una solución de compromiso entre las dos partes. En esta óptica, la ONU nombró al nuevo enviado especial Horst Kohler en agosto de 2017.

Horst Kohler tuvo el mérito de desencadenar una nueva dinámica para encontrar una solución que respete la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental. Por lo tanto, ha reunido dos veces a las partes y a los países vecinos, Argelia y Mauritania, en la misma mesa.

A pesar de las salidas entusiastas de Horst Kohler al principio, se vio obligado a dimitir después de 20 meses de trabajo, las razones son múltiples pero, en nuestra opinión, las causas directas están representadas por el orden sistemático inherente a los actores en el conflicto, a saber, los dos beligerantes y el grupo restringido conocido como el grupo de amigos del Sáhara Occidental.

Marruecos y el Polisario: dos enfoques antinómicos.

Podemos decir desde el principio que el conflicto persiste entre Marruecos y el Polisario, debido a la falta de comunicación, y al malentendido de cada parte sobre los objetivos reales de la otra y la falta de buena voluntad de todas las partes.

Para Marruecos, la anexión del Sáhara Occidental es una opción estratégica irreversible y de esta manera fue ayudado por la diplomacia francesa para establecer cierta soberanía ficticia. Es en este sentido que debemos entender la intransigencia marroquí.

El objetivo de Marruecos se juega en la desnaturalización del conflicto, para cambiar la naturaleza del conflicto, de una cuestión de descolonización a una cuestión secesionista.

Naturalmente, el Polisario tiene un excelente argumento para afirmar que la teoría de la receta adquisitiva invocada por Marruecos no confiere ningún título de soberanía porque la ocupación marroquí no fue ni pacífica ni ininterrumpida.

Marruecos y el Frente Polisario quedaron atrapados en una situación que se asemeja a un Dilema de Prisioneros. Ambos lados no estaban claros acerca de las intenciones de la otra parte, y sin comunicarse de alguna manera con el oponente ; a ambos les resultaría difícil superar el dilema.

El juego de las dos partes es derrotar a la otra parte, y no cooperar, razón por la cual este tipo de negociación nunca puede llevar a una solución. Cualquiera de los dos lados teme ser engañado al final; por lo tanto, no aceptan ningún compromiso.

Kohler quiere introducir un nuevo paradigma sugerido, que el futuro del Magreb se apoyaría en la cooperación económica entre todos los estados, incluido el pueblo del Sáhara Occidental que vencería el conflicto político a largo plazo.

Sin embargo, las diferencias en la posición del grupo de amigos del Sáhara Occidental tuvieron un efecto directo en la misión de Kohler, quien se vio obligado a dimitir.

El problema del Grupo de Amigos del Sahara Occidental

La actual administración de los Estados Unidos ejerció una enorme presión sobre el gobierno marroquí para que se involucrara nuevamente en el proceso de paz de las negociaciones, al obligar al Consejo de Seguridad a adoptar solo seis meses para el mandato de la MINURSO en lugar de un año.

Sin embargo, Kohler estará frente a la realidad del peso del grupo de amigos del Sáhara Occidental que tienen una estrategia diferente para él. De hecho, el juego entre EE. UU., Rusia, Francia, Reino Unido y España tiene un impacto directo en el futuro de cualquier solución en el Sahara Occidental.

Es por esto que debemos entender que la posición de los actores directos se alimenta de la posición de los actores indirectos, teniendo en cuenta la falta de un sistema regulatorio, entonces no podemos hablar de un posible resultado.

En nuestro caso, creemos que el paso de la cuestión de la descolonización del Sahara occidental debe avanzar hacia la aplicación del Capítulo VII y no permanecer confinado en el Capítulo VI, a fin de imponer una solución definitiva que respete democráticamente la autodeterminación del pueblo del Sahara Occidental.

¿Se puede imponer la solución?

A pesar de los cambios en el sistema internacional y regional, los dos beligerantes están lejos de tomar decisiones históricas en beneficio de todos los pueblos del Magreb.

Estos hallazgos llevan a la conclusión de que Marruecos y el Frente Polisario interpretan el estado de las negociaciones como el « final del juego » y, por lo tanto, podemos decir que no podrán resolver su conflicto

Pensamos que, sin la revitalización de una visión conjunta para el futuro, es poco probable que la paz se establezca en el África noroccidental.

Finalmente, la ONU puede encontrar en el espíritu del acuerdo de solución inicial firmado por ambas partes la única opción democrática que empujará a toda la región del Magreb a unirse en la bandera de la democracia y la complementariedad económica.

Fuente: Modern Diplomacy, 27 mayo 2019
Tags : Sahara occidental, Front Polisario, Marruecos, ONU, Horst Köhler,